Deportes Destacadas

Emma Raducanu nueva monarca del Abierto de EEUU

Emma

La británica Emma Raducanu, adolescente de 18 años, desde el sábado es la nueva monarca del US Open o el Abierto de Estados Unidos de Tenis en el apartado femenino, tras haber llegado el mes pasado a Nueva York ubicada en el número 150 del ranking mundial de la WTA y terminar por vencer a la canadiense Leylah Fernández, de 19, con scores de 6-4, 6-3.

Ella sólo venía de participar una vez en torneos del Grand Slam y había reservado ya un vuelo para marcharse en cuanto culminaran las rondas preliminares del Abierto de EEUU, en caso de no clasificar al certamen.

Pero el sábado, en el estadio Arthur Ashe, abrazó el trofeo plateado, con el que completó un recorrido sorprendente, de hecho inédito, desde la fase clasificatoria hasta la obtención del título, al imponerse en la final ante Leylah, quien también escribió una historia igual de fascinante al avanzar a la gran final.

PRIMER GRAND SLAM

“El futuro del tenis es grandioso, por la gran cantidad de buenas tenistas que hay ahora en este deporte”, dijo Raducanu, quien amanecerá el lunes como 25ta del ranking. “Pienso que cada jugadora en el cuadro femenino tiene definitivamente la oportunidad de ganar cualquier torneo”. Ella conquistó por primera vez un título del Grand Slam.

Ninguna tenista profesional desde 1968 había llegado a la final de un Major tras disputar las preliminares de la ronda clasificatoria. La británica lo logró y además ganó el trofeo. Es la campeona más joven de un torneo del Grand Slam desde que la rusa Maria Sharapova se coronó en Wimbledon en 2004, a los 17 años.

Raducanu, apenas en su segundo certamen del Grand Slam, no perdió un sólo set en el US Open. La última tenista que había conseguido esa hazaña fue Serena Williams en 2014. Hay otro dato a considerar: Este fue el primer título de Raducanu en la Gira de la WTA, apenas en su cuarto torneo.

LÁGRIMAS POR NO GANAR

Fernández eliminó a tres de las cinco mejores tenistas del ranking en su camino a la final. En cambio la joven de padre ecuatoriano no encontró la energía para remontar, luego de disputar cuatro duelos consecutivos que se dirimieron en tres parciales. “Espero volver a una final acá y esta vez obtener un trofeo, es decir el correcto”, indicó la tenista de madre filipina-canadiense, con lágrimas en los ojos.

DOS ADOLESCENTES DESDE 1999

Desde 1999 no ocurría que dos adolescentes se enfrentaran en la final de un Major. En aquel entonces, Serena Williams de 17 años, doblegó a Martina Hingis, de 18 en el US Open. El desafío del sábado fue el primero por el título de un certamen del Grand Slam entre dos tenistas que no figuraban entre las preclasificadas.

SE VIERON EN WIMBLEDON JUVENIL

Raducanu logró un quiebre para tomar una ventaja de 4-2 en el segundo set. Conservó el servicio para colocar el parcial en 5-2 y estuvo dos veces a un punto de ganar el cetro en el siguiente juego. Pero permitió que ambas oportunidades se le escaparan al enviar hacia la red un par de tiros al ras del piso.

“Así de buena es ella como competidora”, aclaró Raducanu acerca de Fernández, a quien había vencido en la segunda ronda de la categoría juvenil de Wimbledon hace tres años. Esta vez la superó en un escenario más importante.

CAIDA SIN CONSECUENCIAS

Raducanu, en 5-3, estaba en condiciones de llevarse el duelo con su saque. Resbaló en la cancha cuando perseguía una pelota en busca de ejecutar un revés. Sufrió una cortada en una rodilla. Un kinesiólogo entró para aplicar un vendaje. Durante la interrupción de más de cuatro minutos, Fernández, zurda de 19 años y 73ra del ranking, habló con la jueza de silla Marijana Veijovic.

“Sinceramente, yo no sabía qué pasaba con Emma. No sabía si su caída había sido muy grave. Por eso fui a ver a la jueza y le pregunté”, explicó Fernández. “Fue desafortunado que eso ocurriera en un momento específico en que yo tenía una buena racha, pero así es el deporte y el tenis. Hay que seguir adelante”.

RAQUETAZO DE 108 MILLAS

Cuando el partido se reanudó, Raducanu se salvó de un par de puntos para quiebre. Aprovechó su tercera oportunidad para finiquitar el encuentro, con un ace de 108 millas (173.81 kilómetros por hora). Soltó su raqueta, se dejó caer de espaldas y se llevó las manos al rostro. La última británica que había ganado un trofeo del Grand Slam fue Virginia Wade, en la edición de 1977 de Wimbledon.

AJS vía AP

Foto: Emma Raducanu completamente feliz

Recientes

Estabilizan catedral de Notre Dame en proceso de reconstrucción

Daniel Sosa

ONU: Mandatarios y delegados no deberán demostrar que están vacunados

Daniel Sosa

Vinotinto del futsal rescata empate agónico ante Kazajistán

Daniel Sosa

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy
Abrir chat
Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros