Destacadas Internacionales

Biden pide leyes para regular el uso de armas en EEUU. ¿Será posible?

El presidente Joe Biden pidió al Congreso de EEUU que “promulgue reformas de sentido común en materia de armas” en ese país, y “poner fin a la inmunidad de los fabricantes que ponen armas de guerra en las calles”

Así lo declaró el domingo 14F con motivo del aniversario del tiroteo en el instituto de Parkland, en Florida, que dejó 17 muertos, ocurrido el 14 de febrero de 2018.

“Tomaremos medidas para acabar con nuestra epidemia de violencia con armas de fuego y hacer que nuestras escuelas y comunidades sean más seguras”, dijo el presidente demócrata, pidiendo al Congreso que actúe “ahora”.

Solicitó exigir la comprobación de antecedentes de los compradores “para todas las ventas de armas”, y que se prohíban los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad.

Por su parte, la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, aseguró: “Promoveremos estos y otros proyectos de ley para salvar vidas y ofreceremos el progreso que la comunidad de Parkland y el pueblo estadounidense merecen y exigen”.

Los demócratas tienen una estrecha mayoría en el Senado, pero necesitarán al menos 10 republicanos para aprobar estas leyes, lo que parece difícil en este momento.

Hace tres años

En 2018, el día de San Valentín, Nikolas Cruz, de 19 años, abrió fuego en el instituto Marjory Stoneman Douglas, en el sureste de Florida, matando a 14 estudiantes y tres profesores antes de ser detenido.

Expulsado de la escuela el año anterior por “razones disciplinarias”, pudo obtener legalmente un rifle de asalto semiautomático a pesar de sus antecedentes psiquiátricos.

Cuando terminaron los disparos, también 17 personas resultaron heridas. Cruz está detenido a la espera de juicio.

Pese a la movilización sin precedentes de los estudiantes de la escuela secundaria de Parkland por un control más estricto de la venta de armas, el entonces presidente republicano Donald Trump se negó a considerar la prohibición de los rifles de asalto.

Por otra parte, los críticos denuncian que el gobernador republicano Ron DeSantis y la Legislatura controlada por los republicanos, han hecho poco para mantener las armas fuera de las manos de delincuentes y se han opuesto a la prohibición sobre los fusiles de asalto.

Nada fácil

Desde hace años, Estados Unidos vive asesinatos en masa, regularmente en escuelas, centros comerciales, empresas o lugares de culto.

Aún así, el volumen de negocio de los fabricantes de armas no ha parado de crecer en los últimos años. Desde 2010, la industria ha creado 26.000 puestos de trabajo directos, con un salario medio por encima de los 44.000 dólares.

El impacto del mercado de las pistolas en la economía estadounidense es enorme. Se calcula que en 2012 superó los 31.000 millones de dólares, según los datos del último informe publicado por la Fundación Nacional de Deportes de Tiro de EE.UU. (NSSF), que agrupa a los principales mayoristas y minoristas del sector.

Al contrario de lo que se pudiera pensar, el drama de los asesinatos múltiples en EE.UU. no consiguen frenar el deseo de los ciudadanos de hacerse con un arma. 

Las armas no solo forman parte de la idiosincracia del estadounidense promedio. En términos de dinero, EEUU es la primera exportadora global de armas.

Con información de AFP y AP
FOTO: AP

Recientes

Canadá da el visto bueno a vacuna de Johnson & Johnson

Daniel Sosa

A ocho años de la muerte de Hugo Chávez

Yliana Brett

Fiscalía de Colombia pide cierre del caso contra Álvaro Uribe Vélez

Daniel Sosa

Comentarios