Destacadas Internacionales

Campaña electoral de Alemania es protagonizada por debates sobre el clima debido a las inundaciones

Muertes por inundaciones en Alemania y Bélgica ascendieron a 90

Mientras Alemania se recupera de las inundaciones continentales más mortíferas que se recuerden, una palabra ha estado en labios de los principales políticos: “klimawandel”, la palabra alemana para el cambio climático.

El desastre de la semana pasada ha llevado el tema al primer plano de una campaña electoral que determinará quién sucederá a Angela Merkel como canciller alemana este otoño después de sus 16 años en el cargo.

También ha puesto a la primera en la carrera, el nuevo líder de su partido, Armin Laschet , a la defensiva en medio de acusaciones de que detuvo los esfuerzos para expandir el uso de energía renovable, eliminar gradualmente la energía del carbón e introducir límites de velocidad universales en las carreteras durante cuatro años. como gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia.

Una potencia industrial, el estado alberga a casi una cuarta parte de la población de Alemania y fue una de las regiones más afectadas por las inundaciones, que se cobraron más de 200 vidas y causaron daños por valor de miles de millones de euros (dólares).

“Sé desde hace mucho tiempo que el cambio climático es una tarea con la que tendremos que lidiar”, dijo Laschet durante un irritable intercambio con periodistas la mañana después de la peor inundación, insistiendo en que quería “más velocidad” cuando se trataba de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tales declaraciones ofrecen un rayo de esperanza a activistas climáticos como Salome Dorfer, que está haciendo campaña para salvar a la pequeña aldea de Luetzerath de ser arrasada para dar paso a una mina de carbón.

El pueblo, ubicado en el estado de Laschet y mencionado por primera vez en registros que datan de hace 853 años, se encuentra a unos cientos de metros (yardas) de un vasto pozo donde el gigante alemán de servicios públicos RWE está extrayendo carbón de lignito para quemarlo en las centrales eléctricas cercanas.

La práctica debe terminar en 2038, pero los ambientalistas dicen que debe detenerse al menos 10 años antes si Alemania va a desempeñar su papel en el cumplimiento del objetivo del acuerdo climático de París de limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit).

AP

Recientes

Fedecámaras: Es necesario aplicar un esquema más especifico para el 7+7

Anderson Piña

AN de 2015 dispuesta a ayudar a la Unesco para visitar Canaima

Eliagnis Mora

En Lara gremios, sindicatos y ONG rechazan la “criminilización de la protesta”

Aura Rosa Castillo

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy
Abrir chat
Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros