Destacadas Lara

Educadores larenses: “No tenemos nada qué celebrar, pero sí razones por las cuales luchar”

“Pese a todos los obstáculos y persecuciones que actualmente estamos enfrentando en nuestro accionar tanto profesional como personal, los educadores larenses vamos a seguir en el campo de la lucha cívica por la reconquista de nuestros derechos socio-económicos”.

La anterior manifestación provino del profesor Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores del Estado Lara, en declaraciones ofrecidas este viernes 15 de enero, como vocero de la Coalición Sindical del Magisterio larense, que agrupa a las más importantes centrales educativas de esta entidad federal.

En una improvisad a rueda de prensa ofrecida en la Plaza el Encuentro,  ubicada en la carrera 18 con la calle 25, Arroyo reiteró “la caótica y desesperante situación” que padecen hoy en día los educadores venezolanos.

Expresó que “en este Día del Educador, los educadores venezolanos no tenemos nada qué celebrar”.

-Antes por el contrario, tenemos, sí, muchos motivos para entristecernos, por cuanto, hoy en día, los educadores venezolanos hemos sido relegados y envilecidos por este gobierno, que nos ha despojado de todas las conquistas reivindicativas que con anterioridad habíamos merecidamente logrado.

Recordó “el miserable salario que ahora devengamos los profesionales de la educación a todos los niveles”.

-Pero, además de eso, nos despojaron de todos los beneficios sociales, tales como los bonos, primas, servicios médicos, servicios funerarios, y destruyeron el IPAS-ME, que durante muchos años nos brindó amplia atención de salud.

Aseveró que, de paso, la infraestructura educativa se halla en constante deterioro, y que no hay ningún tipo de dotación de material didáctico.

Aprovechó para denunciar que el gobierno, en estos momentos, tiene para con todos los  educadores una deuda acumulada por concepto de incrementos salariales montante a un 280 por ciento.

“Lo más triste…”

-Pero lo más triste ahora mismo, por si lo anterior no fuese triste, es que, irónicamente y para colmo de males, tenemos un ministro de Educación que, otrora, fue un muy destacado dirigente sindical nacional, que defendía a capa y espada los derechos de los educadores.

-Incluso, hasta llegó a encadenarse en la sede del Ministerio de Educación, en Caracas, en reclamo de justas reivindicaciones para los educadores.

-Ese dirigente se llama Aristóbulo Istúriz, quien ahora se ha convertido en un gran perseguidor, un verdugo, de los educadores venezolanos.

-Ahora, el Ministerio y las autoridades educativas a cualquier nivel  lo que han impuesto es un sistema represivo y de persecución para con los educadores que reclamen sus derechos, y, por supuesto, de manera muy especial contra los dirigentes sindicales.

-Así, tenemos centenares de educadores con sueldos suspendidos, con cargos en vilo, con expedientes levantados, y todo por hacer lo mismo que Istúriz practicó en sus años de dirigente sindical.

Aprovechó para denunciar “la arbitraria e injusta detención” del profesor Robert Franco, secretario general de la Seccional Sucre-Carúpano del Colegio de Profesores.

-Por cierto, tal y como es la manera de actuar de este gobierno, todavía no se sabe el motivo de su detención, pero seguramente le van a achacar algún delito político.

Al final, Arroyo hizo un llamado a todos los educadores larenses “a tener fe y a continuar en esta lucha que, con la unión de todos, debe tener un final victorioso”.

“Ni vendidos ni rendidos…”   

Se efectuó allí una modesta concentración, en la que el orador de orden fue el profesor Rommel Escalona, presidente del Colegio de Peritos y  Técnicos del Estado Lara.

-Aquí estamos los educadores larenses –apuntó Escalona- de frente, constantes en nuestra lucha: Ni rendidos ni vencidos.

Reiteró luego que “hoy, lamentablemente, no tenemos nada qué celebrar”.

-Pero eso sí, nuestra presencia aquí servirá para ratificar esa decisión de luchar por la reconquista de nuestras justas reivindicaciones socio-económicas y laborales.

Reinaldo Gómez

Fotos: Ángel Zambrano

Recientes

Max, la primera mascota en recibir la Orden al Mérito animal británico

Douleydis Romero

El 27 de febrero de 1.989: ¿Un antes y un después?

Alberto Diaz

95 venezolanos fueron repatriados desde Trinidad y Tobago

Alberto Diaz

Comentarios