Destacadas Especiales Resaltantes Venezuela

Estigmatización involuntaria: una lucha que sigue librando la comunidad LGBTIQ+ en Venezuela

Aunque una gran parte de la sociedad venezolana condena los insultos, discriminaciones y agresiones hacia los miembros de la comunidad LGBTIQ+; aún falta mucho por educar a las personas sobre este tema.

Así lo manifiesta a El Informador Venezuela, Kerson Carvalho, responsable de la Diversidad Sexual en  Acción Democrática, quien además agrega que los pequeños comentarios son los que vuelven la discriminación más fuerte hacia este sector de la sociedad.

“Yo considero que la herramienta más indicada para erradicar estos comentarios es la educación en todas las comunidades y sectores, desde los pequeños hasta los adultos porque así se logra cambiar el chip y fomentar el respeto hacia todos”, precisó.

El dirigente regional indicó que todos los comentarios que se hacen “sin malas intensiones o sin saber, ni entender, provocan una espina y un dolor en estas personas”.

Carvalho recomienda “pensar primero cómo los van a tratar”, y resalta que la comunidad con diversidad sexual “no pide un trato especial, solo piden que se les vea como  personas normales”.

Perpetuar los estereotipos

Una de las particularidades más significativas de esta estigmatización es estereotipar a las personas de la comunidad, porque ponerlas a todas en el mismo saco y pensar que todas tienen una estética y un comportamiento similar es una connotación negativa, explica Carvalho.

Al respecto, también indica que las personas suelen creer que los homosexuales corren más riesgos de contagiarse del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH); que a juicio del dirigente, llegó a considerarse “el cáncer de esta comunidad; cuando la realidad es que cualquier persona puede tenerlo”.

Sin embargo, Kerson Carvhalo insiste que “ser homosexual, no te hace menos inmune, es cuestión de educación sexual”.

Empatía hacia el esfuerzo de la comunidad LGBTIQ+

Al preguntarle a Carvalho sobre el proceso de preparación que una persona de la comunidad debe hacer, dijo que “no sólo es la parte física, por ejemplo, los transexuales antes de la reasignación de sexo deben haber ido a terapias psicológicas, para estar seguros con su nuevo cuerpo, entonces imagínate todo este esfuerzo que hacen para que la sociedad los critique, es injusto”.

El dirigente juvenil del partido blanco también resaltó que la situación actual de este tipo de operaciones en Venezuela es crítica porque “no hay insumos, ya de por si tenemos un sistema de salud inestable, los transexuales que quieren operarse deben hacerlo fuera del país, mayormente en Colombia y es otra injusticia que sufren, debido a la situación que atraviesa Venezuela”.

En Venezuela no existen leyes que los ampare, tampoco ningún instrumento jurídico que proteja a las personas por su identidad de género, ni mucho menos regulación sobre el cambio de sexo o nombre legal en el país,  procesos que se prohíben de facto.

Aunque los miembros admiten que a escala mundial se han dando cambios significativos, resaltan que en Venezuela es todo lo contrario.

“La campaña más grande que se ha hecho en el país sobre la reivindicación de los derechos de esta comunidad, fue en 2014, cuando se entregó a la Asamblea Nacional una propuesta de ley que permitiera el matrimonio igualitario pero ni se discutió”, recuerda Carvalho.

El representante de la comunidad con Diversidad Sexual afirma que Venezuela es el único país de la región suramericana que no permite el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.

El activista subraya que el país también presenta el índice más alto de crímenes por homofobia y que la institución y la comunidad está trabajando para tener un observatorio que se dedique a ofrecer las estadísticas de este tipo de crímenes.

“Esto no es un tema de hoy, desde 1969 la comunidad LGBTIQ+ viene luchando en Venezuela y hasta ahora no hemos logrado mucho porque no hay educación sobre el tema” agrega.

Un miembro activo de la comunidad que prefirió el anonimato asegura  que “este silencio e ignorancia de parte de los líderes, también resulta en estigmatización, nos dan a entender que no, nos respetan, y no les importa lo que sufre esta comunidad”.

“¿Por qué sienten esa necesidad de burla? A veces me dicen ‘tu sabías lo que te esperaba’ como si esto se decidiera o se escogiera” dijo.

La lucha de la comunidad LGBTIQ+ es masiva e inicia por exigir el respeto de la sociedad y eventualmente, de los líderes que gobiernan para lograr que se integren sin temor ni inseguridades.

La mayoría de las personas han hecho este tipo de comentario sin querer ofender a nadie y aunque haya sido un insulto, seguramente ha ocurrido sin que se dieran cuenta. Lo importante es, al menos, ser conscientes de estos fallos y ser cautelosos para no repetirlos más adelante. De lo contrario, sería ideal ofrecer un futuro que libre de estigmas a la comunidad LGBTIQ+.

Eliagnis Mora
Fotos: Cortesía Kerson Calvalho / Getty Images

Recientes

Linda Amaro: la doctora del PSUV que quiere convertir a Palavecino en el municipio saludable

Anderson Piña

Estudio demuestra que princesas Disney tienen un impacto positivo en los niños

Eliagnis Mora

Recomiendan crear “centros de vacunación no convencionales” para vacunar a la mayor cantidad de persona

Sharon Guedez

1 comentario

Anonimo 28/06/2021 at 5:12 pm

Tristemente Venezuela es un país muy machista y clasista dónde incluso las mismas personas de la comunidad LGBTQ+ denigran a los mismos, tristemente a la gran mayoría de venezolanos les falta mucho en cuanto a este tipo de temas, que ciertamente si ningún dirigente político o sin ninguna ley que ampare la mentalidad del venezolano no cambiará

Replicar

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy
Abrir chat
Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros