Destacadas Especiales Internacionales

Rusia: En Bielorrusia quieren aplicar “el guión venezolano”

La posibilidad de repetir la experiencia venezolana en Bielorrusia, con un Gobierno interino, toma fuerza. El presidente Alexandr Lukashenko advirtió el sábado 22-A que quieren imponerle un “presidente alternativo”. En este caso se trataría de una mujer: Svetlana Tijanóvskaya, su mayor rival en los comicios. Lukashenko acusa a Occidente de apoyar militarmente esta propuesta, reseña EFE.

Moscú piensa de la misma manera. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acusó este 23-A a la oposición de Bielorrusia de seguir “el guión venezolano” o ucraniano para derrocar a Lukashenko.

“Están arrastrando acá a una ‘presidenta alternativa’ y lo hacen de una manera seria, con declaraciones de países occidentales sobre su financiamiento y apoyo”, dijo Lukashenko quien ha desplegado toda la fuerza militar del país, sobre todo en su frontera occidental, tras acusar a la OTAN de incrementar sus capacidades militares en Polonia y Lituania.

Lavrov, por su parte, asegura que “los opositores proponen negociar con las autoridades actuales solo las condiciones de la salida del presidente de Bielorrusia (…)”, lo cual “es similar a lo que ocurre en Venezuela, cuando un presidente legítimo es declarado paria”.

La oposición y el apoyo internacional

Veronika Tsepkalo, una de las líderes de la coalición opositora, también en el exilio, pidió el 11 de agosto a la comunidad internacional que reconozca como legítima jefe de Estado a la candidata Svetlana Tijanóvskaya.

Hasta ahora, el desconocimiento de la oposición, de países de Occidente, encabezados por EEUU, y de organizaciones como la UE, son el principal soporte de los reclamos de los adversarios de Lukashenko, negado completamente a ceder ante la exigencia de celebrar nuevos comicios.

Pero la principal líder opositora, Svetlana Tijanóvskaya aseguró a la BBC que el movimiento de protesta por el disputado resultado de las presidenciales “resistirá hasta el final”.

“Me votaron como un símbolo del cambio”, asegura, sentenciando que si los ciudadanos de su país no “resisten” en las calles, se convertirán en “esclavos”. Lo hace en momentos cuando las protestas se han estancado un poco, adjudicado -dice la oposición- a la presión oficial.

De allí que Tijanóvskaya, en un comunicado, pidió a sus seguidores ampliar las huelgas pese a la “intimidación” de las autoridades“. “Pronto se habrá acabado esta crisis”, vaticinó.

Sin embargo, el Comité de Investigación de Bielorrusia ha enfocado baterías contra el Consejo Coordinador de la Oposición, una instancia creada para organizar una transición pacífica y allanar el camino para repetir las elecciones, de la cual forman parte prominentes figuras de la sociedad de ese país, quienes han estado al frente de las protestas que organizan.

¿Similitudes con Venezuela?

A partir de la duda sobre legitimidad y transparencia de unos comicios presidenciales, y la ola de protestas desatadas en reclamo de nuevos comicios, comienzan las similitudes entre la nación sudamericana y la exrepública soviética, sazonadas siempre por la acusación de “dictadura”.

Por cierto, recientemente Lukashenko recibió el espaldarazo de Caracas.

Las siguientes similitudes son el desconocimiento de Nicolás Maduro por varios gobiernos occidentales que, en su lugar, apoyan a Juan Guaidó. En el caso bielorruso, se estaría considerando reconocer a Svetlana Tijanóvskaya como su líder legitima, explica Arsen Sivitski, director del Centro de Estudios Estratégicos y de Política Exterior de Bielorrusia.

Sivitski agrega otra ala lista y es que, al igual que sus contrapartes venezolanas, “las actuales autoridades bielorrusas también afirman que las protestas están siendo coordinadas por actores externos, especialmente Estados Unidos”.

Pero quizá la similitud más emblemática es la situación que avizora para los próximos días: una “crisis política larga, con Lukashenko manteniéndose en el poder, especialmente porque sus principales adversarios políticos han abandonado el país y están dispersos, y porque -tal como Maduro- controla las instituciones del Estado y las fuerzas de seguridad.

El exceso en el uso de la fuerza podría ser otro argumento usado contra Lukashenko. Durante las recientes protestas, los cuerpos de seguridad bielorrusos han sido acusados de represión y tortura. Por esta misma razón Maduro fue acusado en los cuatro meses de protestas en 2017.

En ambos casos, advierte Sivitski, lo que sostiene al uno y al otro y lo que podría ser tanto similitud pero también diferencia, es el apoyo militar. En Bielorrusia sectores hablan de divisiones y quiebres en la elite del gobierno, incluyendo las fuerzas de seguridad. Tal como en Venezuela.

Este domingo

Para el domingo 23-A la oposición convocó movilizaciones. El gobierno ha advertido que no será la policía sino el Ejército, el que asuma cualquier irregularidad.

En tanto, el canciller ruso considera que la situación en Bielorrusia comienza a normalizarse, “aunque no a todos les guste”.

Al mismo tiempo, exhorta a Bielorrusia a lanzar un “dialogo nacional realmente amplio“, agregando que un diálogo sobre la reforma constitucional del país podría ayudar a normalizar la situación.

FOTOS: AP (captadas este 23-A durante la protesta en Minks)

Recientes

Carmen Meléndez renuncia de la Gobernación de Lara para asumir un cargo ministerial

Anderson Piña

Maduro: Molécula DR10 el tratamiento venezolano que combate al covid-19

Anderson Piña

Contagios por coronavirus en Venezuela rozan los 90.000 al registrar 423 en las últimas horas

Anderson Piña

Comentarios