Destacadas Lara

Utilidades no llegan ni a un petro

Los trabajadores de las empresas de las Zonas Industriales en Barquisimeto se mantienen en protesta desde esta semana por los bajos sueldos que perciben desde septiembre de este año.

Acostumbrados a gozar de un salario que les permitía adquirir la canasta básica familiar, además de recibir mensualmente excelentes beneficios socioeconómicos como entrega de productos de alimentación o parte de la propia producción, ahora ven como todos los logros de la contratación colectiva se desvanecen.

La mayoría de ellos cobra semanal y a través del Carnet de la Patria. Los pagos se hacen efectivo en sus cuentas bancarias pasada una semana y el monto no les alcanza para comprar ni un kilo de queso, cuyo costo alcanza los Bs.S 600.

Pero para estas fechas hay algo que les preocupa y bastante: las utilidades. Según la información revelada por Pedro Camero, representante de Sisotrakraft (antigua Kraft Foods) empresa que ahora se llama Mondelez, sus utilidades no llegaron ni al valor de un petro, es decir Bs.S 3.600.

Ni Camero ni sus compañeros podrán, por ejemplo, comprarse un par de zapatos para estas navidades, porque su costo mínimo es de Bs.S 10.000 equivalente a 2,7 petros.

Tampoco podrán adquirir un documento de identificación como lo es el pasaporte, porque desde el 1ero de noviembre cuesta 2 petros.

Las tradiciones navideñas como la preparación de las hallacas, tampoco podrán ser costeadas por estos padres de familia.

En la prestigiosa empresa P&G sus trabajadores también padecen lo mismo. La empresa sólo les paga el 20% de sus salarios y el resto lo reciben por Patria, lo que quiere decir que las utilidades calculadas por la empresa “serán pírricas en comparación al costo de la vida” indica Henri Carucí, presidente del sindicato de esta compañía.

Recientes

Gran Bretaña iniciará mes de cuarentena para contener COVID-19

Alberto Diaz

Voto adelantado en Estados Unido ya supera los 90 millones

Anderson Piña

Informe y reliquias del ‘médico de los pobres’ serán llevadas al Vaticano

Alberto Diaz

Comentarios