Lara

Monseñor Tulio Manuel Chirivella partió a la casa del padre

  “Me gastaré y desgastaré para la Gloria de Dios”. Ese fue el lema sacerdotal de  Monseñor  Tulio Manuel Chirivella  quien partiera a la casa del padre vísperas del domingo de la Divina Misericordia .

Tras su renuncia por razones de edad como Arzobispo de Barquisimeto,  Monseñor  Tulio Manuel  Chirivella,  destacado por ser un fiel defensor de los derechos humanos, consumado demócrata, aquejado por serios quebrantos de salud fue trasladado a la ciudad de Miami, en Estados Unidos, desde donde siguió con sus oraciones por todos los venezolanos, en especial por sus ovejas de Barquuisimeto, por la feligresía  que le conoció y estuvo a su lado en la labor pastoral desarrollada.

Hijo de don Manuel Antonio Chirivella Mendoza, carpintero y sastre; y doña Rita Amelia Granadillo de Chirivella, nació en la localidad de Aguirre, en el estado Carabobo.

A los 13 años ingresó al seminario de Valencia, un 8 de septiembre de 1945. De inmediato le enviaron junto a otros  dos jóvenes al Pontificio Colegio Pío-Latinoamericano de Roma, donde permaneció por seis años.

El dìa  El 11 de noviembre de 1956, con 24 años de edad, fue ordenado Sacerdote en la Catedral de Valencia”.

Dedicò 64 años de fructífera labor misionera, pregonando la palabra de Dios, llevando el mensaje del evangelio. El pasado 14 de noviembre de 2020 había cumplido 88 años de edad.

Tras conocerse su deceso la Arquidiócesis de Barquisimeto y la Conferencias Episcopal Venezolana (CEV) emitieron este domingo comunicados dando a conocer el duelo por por  su sensible fallecimiento.

Durante su larga carrera sacerdotal, como pastor de la iglesia, dio testimonio del amor y la misericordia de Dios en todos sus actos.

La Arquidiócesis de Barquisimeto expresa en su comunicado:

La Arquidiócesis de Barquisimeto, el Administrador Apostólico Monseñor Víctor Hugo Basabe, el Clero de Barquisimeto y todos los fieles que caminan en esta Iglesia particular, se unen en oración y duelo ante el sensible fallecimiento de Monseñor Tulio Manuel Chirivella, arzobispo emérito de nuestra Arquidiócesis, hecho ocurrido el 10 de abril de 2021, vísperas del Domingo de la Divina Misericordia, en Miami, Estados Unidos, donde residía junto a su familia desde hace algunos años, siendo atendido allí en su enfermedad además de los cuidados propios de su avanzada edad.

Monseñor Tulio Manuel Chirivella Varela nació 14 de noviembre de 1932, en

Aguirre, estado Carabobo. Recibió la ordenación sacerdotal el 11 de noviembre de 1956.

El Papa Pablo VI lo designó Obispo de Margarita el 5 de abril 1974, siendo su ordenación episcopal el 09 de junio del mismo año.

El 18 de octubre de 1982 fue nombrado Arzobispo de la Arquidiócesis de Barquisimeto, sucesor de Monseñor Críspulo Benítez Fontúrvel. Siendo su lema episcopal «Me gastaré y me desgastare por Cristo», así supo ser padre y pastor para la iglesia confiada a su ministerio. A lo largo de su vida ocupó cargos de responsabilidad dentro de la Iglesia, entre ellos, canciller en la Diócesis de Valencia, director del Liceo Monseñor Beller, consultor diocesano, asesor del Movimiento Estudiantil Cristiano, secretario de comunicación social para los organismos de masas, defensor del vínculo, juez adjunto del Tribunal Eclesiástico, vicario capitular y vicario general.

El 15 de junio de 1999, su Santidad Juan Pablo II lo designó Administrador

Apostólico de la Arquidiócesis de Maracaibo, tomando posesión el 28 de junio de 1999 hasta el 2001. Fue vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en los períodos 1987-1990 y 1990-1993, y presidente de la Comisión Episcopal de Vocaciones y Ministerios. También presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) desde julio de 1996 hasta julio de 1999.

El 22 de diciembre de 2007 fue aceptada su renuncia como Arzobispo de

Barquisimeto por motivos de edad, por el Papa Benedicto XVI, siendo su sucesor para Barquisimeto Monseñor Antonio José López Castillo.

Como Iglesia barquisimetana agradecemos a Dios la vida gastada y desgastada de Monseñor Chirivella a toda la Iglesia en Venezuela, en especial a nuestra Arquidiócesis, donde por 25 años nos acompañó como arzobispo, impulsando la vivencia del reino de Dios, el crecimiento y formación en la fe de nuestro pueblo, formando y ordenando sacerdotes para nuestra Iglesia, acercándose a las más diversas realidades sociales de la Arquidiócesis, siendo para todos un padre, signo y presencia de Dios entre sus hijos.

Pedimos a Dios por su descanso eterno e invitamos a todas nuestras parroquias, vicarías y feligresía en general a elevar oraciones y celebrar la eucaristía por quien en vida fue pastor de este rebaño y que la semilla de bien que sembró entre nosotros pueda fructificar y permanecer por generaciones. QEPD.

En Barquisimeto, a los 11 días del mes de abril del año dos mil veintiuno.

Desde EL INFORMADOR expresamos nuestras más sinceras palabras de condolencia a sus familiares y amigos,  y  al clero.

LA

Recientes

100 nuevos casos de coronavirus registró Lara durante las últimas horas

Naikarys Cordero

Con Bs. 620 mil millones arranca en Iribarren Plan Batalla de Carabobo

I Colt

La carretera Jabón – San Pedro tiene años en precarias condiciones y el gobierno no da respuestas

Naikarys Cordero

Comentarios

Abrir chat
Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros