Destacadas Sucesos

“Él no es un homicida” alega defensa de Rangel

Neicary Albarrán- “¡Yo te amo y te voy a sacar de ahí, te lo juro!”, le gritaba y decía entre señas la hermana a Ivanhone Josafat Rangel Ledezma, quien estaba dentro de una patrulla policial para ser trasladado a la subdelegación del CICPC en la Zona Industrial la mañana de ayer, alegando que existen muchas irregularidades en el hecho, pero que por “sobre todas las cosas” su hermano y defendido no es un homicida.

Rangel Ledezma estuvo dos días y medio en la base de secuestro del CICPC en la urbanización El Parral, luego de conocerse su supuesta implicación en el asesinato de los hermanos Juan Ernesto y Mario Alejandro Merentes Alonzo encontrados sepultados en una vivienda en construcción el pasado viernes en horas de la madrugada.

La hermana conforma un grupo de al menos cuatro abogados que vienen de otras partes del país para establecer la defensa del hoy investigado por el homicidio. El caso lo está manejando la fiscalía 4ta del Ministerio Público del estado Lara, cuya audiencia preliminar hasta el cierre de esta edición no se había ejecutado, mientras tanto Rangel Ledezma está siendo investigado.

Familias de luto
Mientras la hermana y abogados del investigado estaban apostados en el CICPC para conocer detalles del caso, la familia Merentes se reunía en una sala Velatoria al este de la ciudad, aún sin creer lo sucedido.
Los dos fallecidos dedicados al Holding y Trading en dólares, actividad desempeñada por muchos jóvenes venezolanos en la actualidad destinada a la compra y venta del dólar paralelo, los llevó a prestar dinero a la persona equivocada, o al menos es lo que testifican varios allegados a la familia.

Juan Ernesto estaba recién mudado a la urbanización la Rosaleda, pues decidió dar un paso más con su novia y vivir juntos. Es descrito por muchos de sus amigos como carismático alegre y muy fiestero, además entrenaba en un reconocido gimnasio al este de la ciudad, donde varios conocidos lo vieron ese mismo día y conversaron con él sin saber que sería la última vez que lo verían; mientras que su hermano mayor ya estaba casado. Los dos también trabajaban en la empresa familiar, una distribuidora de materiales eléctricos.

El acusado
Ivanhone Josafat Rangel Ledezma, conocido como un hombre de Dios y de iglesia tanto en Caracas como en Barquisimeto, y por sus relaciones comerciales hoy está tras las rejas, por un hecho que supuestamente él mismo confesó.

En sus redes sociales se evidencia como forma parte de un grupo de matrimonios que asisten a una prestigiosa iglesia cristiana ubicada en un centro ferial de Barquisimeto. Varios de sus videos subidos a estas plataformas virtuales son dedicados al tema de la fe, además en Facebook tiene varias notas, escritas por él, que llevan por título “Para tu edificación”, las cuales publicaba para evangelizar.
Se espera en los próximos días pueda ser esclarecido el caso por las autoridades competentes.

Recientes

Canciller Arreaza: “Uso del Dólar en Venezuela será pasajero”

Julio Urdaneta

Pacientes de hemofilia presentan denuncia ante la Defensoría del Pueblo por escasez de tratamientos

Eliagnis Mora

Academia Nacional de Medicina: El Carvativir puede recomendarse como enjuague bucal

Douleydis Romero

Comentarios