Vida

Errores que seguro haces en la mañana, pero que debes evitar

Errores que seguro haces en la mañana, pero que debes evitar

Las mañanas, a menudo, resultan difíciles. La mayoría se levanta con el tiempo contado para comenzar la jornada de estudio o de trabajo.

Según sea el desarrollo de las diversas actividades, las primeras horas del día se pueden constituir en un precedente positivo o negativo. Todo depende de que evites cometer algunos errores en la mañana que pueden arruinar tu rutina. Algunos de los errores son:

Aplazar o pausar la alarma

Cierto que cuando la alarma suena todavía queremos seguir soñando. Pero puede ser fatal presionar el botón de silenciar para que suene después y así dormir un poco más. El mayor peligro con posponer la alarma es que esos 5 minutos se conviertan en media hora y hasta más.

Permanecer en la cama

Después que nos despertamos y abrimos los ojos, el siguiente paso debería ser levantarse de inmediato. Pero otro de los errores en la mañana es que permanecemos en la cama dando vueltas, sintiendo lo cálido de las sábanas.

Allí nos estiramos, escuchamos el trinar de las aves, tomamos el teléfono o el control remoto de la tele. Así van pasando los minutos, postergando el momento en que salimos. Algunos hasta empiezan a trabajar en la cama.

Pensamientos y estados de ánimo negativos

Según diversos estudios, la falta de sueño puede estar asociada con sensación de estrés, fatiga y depresión. Cuando no dormimos bien, en las mañanas podemos tener pensamientos negativos. Es posible que no te guste tu trabajo, el profesor con el que tienes clases ese día. Tal vez hay un examen y no estudiaste.

Sin embargo, si al despertar te enfocas en lo que no te agrada, lo siguiente que puede suceder es que no quieras salir ni vestirte, ni comer. O no te darás mucha prisa en hacer todo lo que necesitas.

Apresurarse

Por curioso o paradójico que parezca, apurarse mucho en las mañanas no siempre ayuda. Y es que estar ansioso y desesperado puede conducir a resultados catastróficos. Podemos tener accidentes y contratiempos si realizamos todo apurados: derribar un florero, quemarnos con la sartén o la plancha, dejar caer el móvil.

También habrá mañanas en las que experimentes cierta ansiedad al despertar y pienses que es tarde, que debes salir y necesitas acelerar el paso. Pero del apuro, lo que queda es el cansancio.

A la larga, convertir en un hábito el andar con prisas trae consecuencias. Tu mente no se relaja el resto del día, estás en un estado de exaltación constante y comienzas a sufrir estrés.

Saltarse el desayuno

Por más prisa que tengas, no debes olvidar que el desayuno es una comida importante. No solo lo dicen las madres, sino que también los estudios al respecto lo avalan.

El desayuno te da la energía que necesitas para enfrentar el resto del día. Pero si lo pospones o saltas, es posible que no encuentres tiempo después para ello. Y eso te va a traer problemas de diversa índole, incluyendo afecciones de salud.

Toma el tiempo para tu desayuno y trata de que sea saludable; que incluya fruta, algunos carbohidratos y proteínas. No solo de café vive el hombre.

Procrastinación

La procrastinación es la práctica o costumbre de dejar todo para después, postergando tareas que no se terminan llevando a cabo, pero que pueden resultar importantes.

En tal sentido, debemos aprender a distinguir las actividades necesarias de las indispensables. Llamar por teléfono a nuestras madres o parejas es importante, sin embargo, al hacerlo estaremos dejando de lado otras acciones, como una ducha o desayunar.

Pero el problema no es solo procrastinar en las mañanas. Puede suceder que el día anterior no quisiste planchar la ropa que ibas a usar y lo dejaste para la hora de despertar, cuando tienes más pendientes. Si de paso te levantaste tarde, ya estás empezando a tener un día complicado.

En relación con este punto, uno de los errores en la mañana más comunes es despertar con el móvil en la mano, revisando el correo o las redes sociales. De seguro algo importante estaremos dejando por fuera.

Rutina demasiado larga o complicada

No se debe prolongar demasiado la rutina matutina; tanto que no dé tiempo para completarla, afectando el resto del día. Luego estaremos apurados, estresados o molestos por haber dejado algo a medias.

Por tanto, hay que concentrarse en lo esencial. Mantener las mañanas simples ayuda a evitar fatiga y el agotamiento de tener que tomar tantas decisiones en tan corto tiempo./SYGA

Con información de Mejor con Salud
Foto: Getty Images

Recientes

Conozca los síntomas del trastorno depresivo persistente

Sharon Guedez

Tres consejos para una buena salud dental

Sharon Guedez

Beneficios del Yoga en silla para adultos mayores

Sharon Guedez

Comentarios