Vida

Inflamación crónica, conozca qué es y cuáles son sus síntomas

Inflamación crónica, conozca qué es y cuáles son sus síntomas

Cuando hay un elemento que causa una agresión al organismo, el sistema inmunitario se activa y provoca inflamación con el objetivo de frenar el avance del daño, pero en ocasiones persiste en el tiempo y deja de servir al propósito reparador y se vuelve dañina. 

Un aspecto problemático es que afecta a varios tejidos a la vez. Hay alteraciones complejas del metabolismo celular y los signos son los siguientes:

  • Fatiga continua.
  • Ansiedad, depresión y trastornos del estado de ánimo.
  • Insomnio.
  • Dificultades gastrointestinales: diarrea, estreñimiento, reflujo gástrico, úlceras en la boca.
  • Aumento de peso.
  • Infecciones frecuentes y fiebre.
  • Dolor abdominal, en el pecho o en otras partes del cuerpo.

Posibles complicaciones y efectos sobre el cuerpo

Hay varias enfermedades graves asociadas con la inflamación crónica, como el cáncer, las cardiopatías, la artritis reumatoide, el asma y las patologías neurodegenerativas, como el alzhéimer.

Problemas de equilibrio            

Este tipo de inflamación lleva a que se desarrollen enfermedades inflamatorias crónicas. En estas, el organismo reacciona de forma exagerada y ataca al propio cuerpo.

Algunas veces, el ataque se produce a las cubiertas de los nervios (mielina) y esto dificulta el paso de las señales nerviosas. En consecuencia, hay mareo o desequilibrio, en especial al caminar.

Resistencia a la insulina

La inflamación crónica puede reducir la eficacia de la insulina. Esto lleva a que se eleven los niveles de azúcar en la sangre y, en consecuencia, haya un daño en vasos sanguíneos y nervios. Así mismo, es posible que se desarrolle diabetes.

Debilidad muscular

Los músculos se inflaman y esto conduce a una descomposición de la fibra muscular. Lo usual es que sea un proceso lento que afecta en especial el torso, las caderas y los hombros.

Es posible que la debilidad muscular impida realizar tareas cotidianas simples, como bañarse, tragar o caminar.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Comprende la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas obedecen a una respuesta exagerada del sistema inmune y el resultado es una inflamación del colon y del intestino delgado.

La consecuencia sintomatológica es la diarrea frecuente y, algunas veces, náuseas, erupciones cutáneas, fiebre y dolor en las articulaciones.

Espondilitis anquilosante

Esta es una forma crónica de artritis que afecta principalmente a los huesos que están la base de la columna vertebral. A veces también actúa sobre cuello, pecho, caderas o rodillas. Hay dolor y rigidez, y en los casos más graves se presenta dificultad para moverse.

Fatiga crónica

Este es uno de los signos típicos de la inflamación crónica. Está presente en enfermedades como la fibromialgia, la esclerosis múltiple, el lupus y la artritis reumatoide.

Livedo reticularis

Esta es una afección vascular que lleva a que la piel se vea morada y moteada. El aspecto es similar al de un encaje. Lo más habitual es que aparezca en brazos y piernas y que empeore cuando hace frío. En algunas ocasiones también se presentan nódulos o llagas.

Arteriosclerosis

La inflamación crónica favorece el endurecimiento de las arterias. Esto se debe a la acumulación de placas de grasa en las paredes vasculares. Esta condición es factor de riesgo para sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Coagulación de la sangre

Algunas enfermedades derivadas de la inflamación crónica pueden provocar hipercoagulación, es decir que la sangre se coagule en demasía o lo haga ante estímulos mínimos. Esto incrementa el riesgo de embolia pulmonar, ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

Ojo seco y síndrome de Sjögren

El ojo seco es un efecto muy frecuente de la inflamación crónica. Así mismo, puede aparecer el síndrome de Sjögren que provoca sequedad en los ojos, nariz y garganta e inflamación en las glándulas salivales. En los casos severos hay pérdida de visión y alteraciones dentales.

Problemas cerebrales

Existen indicios de que la inflamación crónica favorece el desarrollo de la enfermedad de alzhéimer y otras demencias. Esto afecta, en especial, a las personas mayores. Así mismo, puede haber problemas de memoria y dificultad para pensar./SYGA

Con información de Mejor con Salud

Recientes

Rusia autoriza la vacuna Sputnik V de dosis única

Julio Urdaneta

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo apego emocional?

Sharon Guedez

Languidez en tiempos de pandemia: la emoción dominante de 2021

Eliagnis Mora

Comentarios

Abrir chat
Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros